martes, julio 19, 2005

Arrabaleando

Una nueva semana comenzó y el ritmo de la rutina veloz me aparta de la lectura. ¿Cuál fue la última novela que leí? ... ... No lo recuerdo. Hace mucho que no me despierta una novela. Entre el trabajo, internet, los viajes en colectivo, las relaciones públicas y los necesarios encuentros con amigos, los días se escapan. Todavía no vuelvo a adueñarme del tiempo. Pero supongo que a muchos nos pasa...

Entonces mido el tiempo por la danza. Cuento los días entre clase y clase de tango, así se aliviana un poco la carga. Permuto evasión por experiencia.
http://www.planetamarz.blogspot.com ("Guapo")

2 comentarios:

Esteban Jaimez dijo...

A ver, a verrrr...., ¿qué tenemos acá? mmmmmmmmm, una bailarina que sabe leer hasta con los pies, parece.
No necesitará tanta novela ni poesía ni de esas cosas de la literatura que le hace mal a la gente, le pudre la cabeza, jajaja

Un beso y felicitaciones por el blog.

Seguiré leyendo las seguramente muy interesantes páginas por venir.


Guaterresistant

(te dejé pagando con lo del tango, la verdad es que cuaquier excusa que ponga sería mentira, así que te digo la verdad:

los lunes me toca recibir a las visitas del planeta Xiprión y cuidar a los hijos de Urk y Wei (mis amigos extraterrestres) Son tres hermosos niños cabezones y ojones (pero no narigones como yo) y cuyos miembros, tanto los inferiores como los superiores, están completamente atrofiados. Esa es la causa por la que les pongo pañales. Esos extraterrestritos divinos se alimentan con discos de tango, pero sólo de la guardia vieja. El otro día, por error, el menor de los tres, Firk, se morfó uno de El Arranque y le cayó como el traste. Lo mató del hígado, estuvo toda la noche cantando "Volver" con la voz de Susana Rinaldi. Justo el lunes, caramba.

Otro beso,

Guaterresistant

florecita dijo...

ahhh... Guaterresistant!!! usted se lo pierrrde...
y la cita no era un lunes sino un martes, pero bue, confío en lo grande que ha sido la resaca de sus huéspedes como para durar hasta después del otro día...
besos